viernes, 1 de febrero de 2019

Kassandra I


Kassandra I

¿Cuál es tu nombre?
¿Cuál es tu sentido?
Deja te bautizo
En lo que lo  pienso.

Nueve letras que no dicen nada.
Tu existencia es falsa.
Tomemos lo peor de la vida
Y las letras en común.

La K, la A, las S, la D y faltaron más.

Yo te inventé, te creé, y te convertí en terapia.
Me burlé de ti y te insulté.
Te hice pública y no te lloré.
Esperé y esperé a que lo notaras.

Tu nombre o tu número.
¿Qué prefieres?
¿Importa?

Al final decepcionas, desilusionas, lastimas e ignoras.

¿Amas?
 Quién sabe.

Morra medio ojete y a veces grosera.
Mal educada, insultada, amada, odiada y adorada.

Mujer alta y a veces chaparra.
Blanca o morena.
Con pecas o sin ellas.
Tan perfecta al ser imperfecta.

Incongruente, mentirosa, olvidadiza,  
Prepotente, cruel, sangrona, indirecta,
Orgullosa, superficial y grosera.

¿Los nombres?
Los omito.
Pero sus características te las regalo.

Te llamaré Kassandra y serás la reunión de lo peor que he vivido.
Michel Zamudio
01/Febrero/2019

viernes, 30 de noviembre de 2018

Sin título (30/Nov/2018)


Sin título  

Si estuvieras aquí, podría invitarte a bailar y no me sentiría tan estúpido.
Si estuvieras aquí, podría reflejarme en tus ojos y sentirme más seguro.
Si estuvieras aquí, podría susurrarte mi alegría y mi tristeza.
Si estuvieras aquí, podría sentirme seguro con mi torpeza.

Si estuvieras aquí, podría invitarte a tomar café.
Si estuviera aquí, podría platicarte mi día, mi mes y mi vida.
Si estuvieras aquí, podría perderme en la comisura de tus labios.
Si estuvieras aquí, podría juguetear con tus dedos.

Si estuvieras aquí, podría tomarte fotografías coquetas.
Si estuvieras aquí, podría abrazarte sin sentirme incómodo.
Si estuvieras aquí, podría contarte lo que soy sin miedo.
Si estuvieras aquí, podría perderme en tu imagen por completo.

Si estuvieras aquí, podría llevarte a comer helado de galleta.
Si estuvieras aquí, podría escucharte y sentirme sereno.
Si estuvieras aquí, podría tener esos contactos socarrones y coquetos.
Si estuvieras aquí, podría recargarme en ti.

Pero no estás aquí,
Sino allá, dónde mis inseguridades tienen nombre y apellido.
Sino allá, dónde veo mis limitaciones y defectos.
Sino allá, dónde soy tan inseguro, estúpido y pequeño

Y no estás, y lo único que hay.
Es un chingo de distancia.
Es un chingo de tu ausencia.
Es un chingo de inseguridad.
Y un chingo de mí sin ti.

Mikapiensa
30/Noviembre/2018

sábado, 24 de noviembre de 2018

No correspondido #1


Ver tus fotos duele.
Ver tu Facebook duele.
Ver tu conversación duele.

Ninguna de las tres cosas evito.
Ninguna conversación he borrado.
Ni tu Facebook he eliminado.

Saber que existes duele.
Saber que quizá no siempre estás feliz duele.
Saber que no soy lo que quisiera en tu vida duele.

En general, dueles.
Sin embargo sigo aquí.
Sentado, pensándote, a veces.

A veces te acoso.
A veces pienso en buscarte.
A veces pienso en escribirte.

Mi problema soy yo y la vida.
Mi problema es que… me gustabas.
Y mucho.

Mi problema es no tener tus ojos.
Mi problema es no tener tu voz.
Mi problema es no tener tu tonta obsesión con los animales.

Mi problema soy yo.
Mi problema eres tú.
Mi problema es el amor.

Muchas veces siento ganas de reflejarme en tus ojos.
Muchas veces siento ganas de ahogarte en un abrazo.
Muchas veces siento ganas de odiarte.

Pero no pasa nada.
Tú sigues tu vida.
Yo sigo la mía.

A veces quisiera que estuvieras en mi vida.
A veces quisiera estar en la tuya.
A veces quisiera que pasara algo.

Pero no pasa.
No pasa nada.
Buenas noches.

Mikapiensa
24/Nov./2018