viernes, 30 de noviembre de 2018

Sin título (30/Nov/2018)


Sin título  

Si estuvieras aquí, podría invitarte a bailar y no me sentiría tan estúpido.
Si estuvieras aquí, podría reflejarme en tus ojos y sentirme más seguro.
Si estuvieras aquí, podría susurrarte mi alegría y mi tristeza.
Si estuvieras aquí, podría sentirme seguro con mi torpeza.

Si estuvieras aquí, podría invitarte a tomar café.
Si estuviera aquí, podría platicarte mi día, mi mes y mi vida.
Si estuvieras aquí, podría perderme en la comisura de tus labios.
Si estuvieras aquí, podría juguetear con tus dedos.

Si estuvieras aquí, podría tomarte fotografías coquetas.
Si estuvieras aquí, podría abrazarte sin sentirme incómodo.
Si estuvieras aquí, podría contarte lo que soy sin miedo.
Si estuvieras aquí, podría perderme en tu imagen por completo.

Si estuvieras aquí, podría llevarte a comer helado de galleta.
Si estuvieras aquí, podría escucharte y sentirme sereno.
Si estuvieras aquí, podría tener esos contactos socarrones y coquetos.
Si estuvieras aquí, podría recargarme en ti.

Pero no estás aquí,
Sino allá, dónde mis inseguridades tienen nombre y apellido.
Sino allá, dónde veo mis limitaciones y defectos.
Sino allá, dónde soy tan inseguro, estúpido y pequeño

Y no estás, y lo único que hay.
Es un chingo de distancia.
Es un chingo de tu ausencia.
Es un chingo de inseguridad.
Y un chingo de mí sin ti.

Mikapiensa
30/Noviembre/2018

sábado, 24 de noviembre de 2018

No correspondido #1


Ver tus fotos duele.
Ver tu Facebook duele.
Ver tu conversación duele.

Ninguna de las tres cosas evito.
Ninguna conversación he borrado.
Ni tu Facebook he eliminado.

Saber que existes duele.
Saber que quizá no siempre estás feliz duele.
Saber que no soy lo que quisiera en tu vida duele.

En general, dueles.
Sin embargo sigo aquí.
Sentado, pensándote, a veces.

A veces te acoso.
A veces pienso en buscarte.
A veces pienso en escribirte.

Mi problema soy yo y la vida.
Mi problema es que… me gustabas.
Y mucho.

Mi problema es no tener tus ojos.
Mi problema es no tener tu voz.
Mi problema es no tener tu tonta obsesión con los animales.

Mi problema soy yo.
Mi problema eres tú.
Mi problema es el amor.

Muchas veces siento ganas de reflejarme en tus ojos.
Muchas veces siento ganas de ahogarte en un abrazo.
Muchas veces siento ganas de odiarte.

Pero no pasa nada.
Tú sigues tu vida.
Yo sigo la mía.

A veces quisiera que estuvieras en mi vida.
A veces quisiera estar en la tuya.
A veces quisiera que pasara algo.

Pero no pasa.
No pasa nada.
Buenas noches.

Mikapiensa
24/Nov./2018

domingo, 7 de octubre de 2018

Transición (poema).


Transición.

En una escala de tiempo lo suficientemente larga, nos olvidaremos.
Dejaremos pasar de largo todo lo sucedido.
Si es que sucedió algo.  
Dejaremos que el tiempo y sus arenas oculten lo vivido.

Con el paso del tiempo, borraremos esas conversaciones largas y nocturnas de whatsapp.
Borraremos esos clips de video, esas historias de Instagram.
Esos tags que después de uno o dos años nos resultarán incómodos.

Tú me ocultarás por respeto a tu nueva pareja.
Yo te ocultaré porque a nadie le gusta ver sus fracasos.

Quizá en un par o decenas de años, la vida nos vuelva a juntar.
Iremos caminando por la calle, tú con tu familia.
Yo con mis tres neuronas.
Nos miraremos.
Me reconocerás pero fingirás demencia.

Nunca me conociste, nunca te conocí.
Pero te sonreiré por cordialidad y cortesía.
Y así cada quién seguirá con su vida.
Mikapiensa.
07/Oct/2018