jueves, 12 de octubre de 2017

Siete años de mikapiensa


Bonjour
            Buongiorno
                        Güten morgen

Hoy es un día maravilloso, ¡Hay que celebrar!

Hoy es un año más de esta maravillosa página, esta página que ha sido mi confidente, mi sicólogo, mi desahogo, mi vida y más.

En estas letras están plasmadas mis vivencias, mis sentimientos, mi existencia, mi dolor, mi esperanza, mis sueños, y lo que soy.

Amaba más épocas lejanas cuando era más ingenuo, cuándo desconocía tanto y deseaba tanto. Hoy estoy aquí, celebrando de con este post a mi página, que me ha acompañado en cierto modo para compartir mi sentir. La vida ha sido un recorrido bastante dulce y amargo a la vez. Sube, baja, es dulce, es amarga, es fría, es caliente. Es una mezcla tan interesante de matices, olores, colores y sabores. Alguna vez pensé en terminarla y alguna vez pensé en extenderla, hoy sólo pienso en disfrutarla.

Los que han leído, seguido y querido lo que he escrito, gracias, porque por ustedes también sigo aquí, es tan bonito saber que existe gente en la cual mis sentimientos se ven reflejados y logran despertar algo en ellos, que nuestros pechos resuenan en conjunto cuando nuestro corazón se acelera, cuando nuestro corazón se estremece, cuando nuestro corazón nos hace sentir más vivos que nunca.

Gracias por estar ahí, te quiero mucho aunque quizá no te conozca, pero sé que porque te has paseado por estas letras, sé que una parte de mi corazón tiene la facilidad de sentir cariño por ti.


Mikapiensa 

sábado, 9 de septiembre de 2017

Después de ti, número ocho. (poesía)

Ponle play primero, después escuchas lo que escribí, sí?

Sabía que este día llegaría.
Mentira…
Realmente no sabía si llegaría hasta aquí.
Dudé, dudé todo el tiempo de mi capacidad.
Aun así, me aferré y luché y abandoné.
Ahora que estoy aquí, la mente está vacía.

Antes estaba llena y tenía en quién pensar.
Ahora está vacía, sin nadie a quién añorar.

Ahora que estoy aquí, sería bueno tener lo que perdí.
Hola amor, hola amigos, hola vida.

Pero estoy aquí, sentado y solo.
En una sala vacía escribiendo mis sentimientos.

Estoy aquí dudoso de lo que pasa en mi vida,
Dudoso de a dónde voy y con quién voy.

Antes estaba seguro de lo que hacía y como lo hacía.
Antes estaba seguro de cómo me veía.
Antes estaba y me sentía seguro.

Hoy estoy lleno de inseguridad, de deseos.
Estoy lleno de memorias y nostalgia.

Hoy día… no sé qué pasa ni qué espero.
Echo de menos, eso es lo que pasa.

Vivo menos, extraño más y sólo quiero descansar.


Mikapiensa

domingo, 3 de septiembre de 2017

Después de ti, número siete. (poesía)

Ponle primero play y después lees lo que escribí, sí? 


Hasta aquí… otra vez.
Hasta aquí sabía qué pedo con la vida.

Tengo que aceptarlo, estoy cansado.
Mis pies ya no tardan en fallar.
Mis manos ya no tardan en fallar.
Mi mente ya falló.
Mi cerebro ya falló.
Mi corazón ya falló.

Estoy cansado de este camino escarpado.
Estoy cansado de esta gente fantasma.
Estoy cansado de este amor espinoso.
Estoy cansado.

Mi mente se llena de pensamientos suicidas.
¿Cuál es el mejor modo de matarme?
¿Cortándome las venas o ingiriendo pastillas?
¿Ahorcándome o aventándome al metro?

Quiero relajar mi mente y acostarme a dormir.
El insomnio tiene esta forma tan sensual de seducirme.
La tristeza se une para abrazarme fuerte.
La soledad es tan… abrumante.
Una orgía gigante de estas emociones.

Ya no quiero estar así, no lo disfruto
¡Nadie me dice nada!
TODOS callan cuando necesito oírlos.
¡Estoy cansado ya!
¡LO JURO!

¿Por qué no pueden intentar entender?
No es que yo quiera sentirme así.
Cuando digo “estoy bien” en realidad miento.
Cuando sonrió, es falsa esa sonrisa.

No es fácil saber que he perdido mucho por un papel que diga “M. en C. Michel”.
No es fácil aceptar que la persona que más quise me dejó porque sintió que no le dije claro las cosas.
No es fácil aceptar que no soy tan inteligente como deseo.
No es fácil aceptar que no estoy como quiero.
No es fácil aceptar que no estoy con quién quiero.
No es fácil aceptar nada.

Estoy cansado, simplemente estoy cansado.
Con un chingo de insomnio y un chingo de desconcierto.
¿Ahora cuál es el siguiente paso?


 Mikapiensa